Skip to content
Oraciones » 👩 Virgen » 🙇‍♀️ Virgen de la Piedad

Oración poderosa a la Virgen de la Piedad

nossa senhora
Nuestra Señora de la Piedad

La Virgen de la Piedad, también conocida por su nombre de pila como La Piedad, es una de las tantas representaciones de la Virgen María y cuyas apariciones tienen una historia fascinante.

La primera vez que se apareció fue durante los sueños de dos mujeres anónimas en un convento. Ellas relataban que en sus sueños se le aparecía una imagen de la Virgen con las características de La Piedad, pero en aquella época nadie les creía.

Los sueños continuaron hasta que, por fin, hubo un sacerdote que creyó en ellas y en sus sueños. Fue entonces que siguiendo las pistas encontraron la figura de mármol de la Virgen en una cueva y fue llevada a la ciudad. A partir de allí empezó a ser venerada todos los años el 16 de agosto.

Posteriormente cuando se conoció a la Virgen también empezaron a hacer eco sus milagros sobretodo ayudando a los niños, enfermos y prisioneros. Aquellos que más dificultades tenían eran los que la Virgen escuchaba.

🙏 Oración a la Virgen de la Piedad

Oh Piedad, Oh Madre, cuya misericordia plena esparces sobre las almas dolientes de tus hijos más necesitados, aquellos cuyas voces son apagadas por la pena.

Nuestra Señora de la Piedad, escúchame para que mi desdicha sea hecha polvo por tu gracia divina.

Yo que sólo soy prisionero del dolor, el desespero y las dificultades te imploro que intercedas por mí.

El camino hacia tu luz es empinado Madre, pero sólo con tu guía podré transitar por él sin caer en la tentación del pecado que asecha en busca de mi perdición.

Bendíceme, Madre. Mírame, Piedad. Que quiero santificarme en tu nombre y lograr elevarme hasta tu luz eterna.

No me dejes solo en las noches oscuras y llena de los males de las tinieblas. Toca mi alma y sálvala de la perdición.

Ten piedad de mis pecados y mis errores como tu humilde siervo porque sólo Tú eres perfecta, sólo Tú gozas de la gracia de nuestro Señor.

Yo sólo me inclino ante tu perfección y ruego por la salvación de mi alma.

Porque mires en mi dirección y derrames tu bendición sobre mí, rezo día y noche, Madre. Amén.

Penitencia en nombre de La Piedad

Nuestra Señora de la Piedad recibe muchas peticiones de sus seguidores a diario porque es conocida por conceder favores a las almas perdidas. Sin embargo, si quieres que tu petición surta efecto y llegue hasta la Santísima Virgen deberás realizar penitencia para que tu alma se purifique y Ella pueda concederte el favor que tanto anhelas.

La penitencia en nombre de la Piedad consiste en que durante siete días deberás encerrarte en tu cuarto antes de dormir y rezar la oración justo antes de dormir. No debe haber nada que te moleste ni nada que interfiera entre tu conversación con la Virgen o no tendrá el mismo efecto. Sólo así tu alma será salvada por tu gracia divina e infinita.

compartir