Skip to content

Oración a la Virgen de la Peña

nossa senhora
Nuestra Señora de la Peña

La Virgen de la Peña, es
quizás una de las advocaciones de la Virgen María cuya historia es totalmente
fascinante. Data de alrededor de los años 1600 cuando su imagen tallada en
piedra fue encontrada en un peñasco por dos españoles que no daban crédito a
sus ojos.

La imagen tallada en piedra
atrajo la curiosidad de ambos hombres cuando un halo resplandeciente los cegó
mientras buscaban un tesoro. Cuando se dieron cuenta que era la aparición de la
Virgen María en forma de piedra, quisieron llevar la escultura a la ciudad,
pero no pudieron por lo pesada que era.

A partir de ese momento se le conoció como la Virgen de la Peña y los devotos empezaron a pedir favores a su santidad. Su festividad se realidad el tercer domingo de cada septiembre. Los favores que concede van desde la sanación del cuerpo hasta ayudar a las personas a contraer matrimonio.

Si quieres agradecer a la
Virgen o que interceda por ti por algún favor que necesites, hazlo a través de
la plegaria con estas oraciones.

Anuncio

🙌 Oración de agradecimiento a la Virgen de la Peña

Santísima Virgen de la Peña,
eres salvación, eres esperanza y eres fe para nosotros tus hijos en la Tierra.

Agradezco hoy porque
compartiste tu misericordia con nosotros. Porque te apareciste cuando más
desesperados estábamos, cuando entre las tinieblas vagábamos sin poder
encontrar la luz del Señor.

Virgen, doy las gracias por
darme tu gracia sin miramientos, por amarme desde tu corazón y bendecirme con
tu palabra. Por darme luz en los días más oscuros.

Te agradezco, Madre Divina, y
entrego a ti todo lo que soy desde mi sangre hasta cada parte de mi alma porque
tuyo soy, tuyo seré.

No pongas en duda mi fe hacia
tu causa. No temas de mi fe porque es sincera y sólo puedo mirarte perfecta y
sagrada.

Madre, hoy te quiero
agradecer por todo lo que me das. Aunque no merezco que tu gracia se derroche
sobre mí, un siervo pecador. Te agradezco por bendecirme cada día.

Para que goce de tu infinita
gloria el resto de mis días y cuando el Señor me llame a su lado tu luz me
acompañe hasta alcanzar la gloria eterna en el Paraíso. Amen.

Ver también: Oración fuerte a la Virgen de los Dolores

Anuncio

🤕 Oración a la Virgen de la Peña para sanación

Que mi espíritu y mi cuerpo
sanen, Madre. Que sea bajo tu manto que los males de mi carne puedan ser
sanados pues sólo por tu voluntad, Santa Virgen de la Peña, seré aliviado.

Pido desde lo más profundo de
mi corazón que abunde la salud en mi vida, en mí, en mi cuerpo, en mi alma y en
todo aquel que sea azotado por las pestes y las enfermedades.

Tú que del Cielo descendiste
para darnos luz y paz, concédeme esta petición para que toda enfermedad
desaparezca de mi vida. Te lo pido, Madre.

Porque no tengo a quien
recurrir y tu luz en mi camino, tu gracia es mi salvación eterna pues como Tú,
bendita entre todas las madres no hay nada más repleto de sanación.

Nuestra Sra. de la Peña, escúchame, sálvame pues mi cuerpo adolece. Que por tu intercesión divina sane como las heridas de nuestro señor Jesucristo al tercer día.

Concede a mi vida protección,
lléname de buena salud a mí y a mis seres queridos que en tu fe nos avocamos.
Que en tu palabra creemos como fieles siervos de nuestro Señor.

Ámame Madre, escúchame,
protégeme. Confío en tu misericordia. Amen.

Ver también: Oración a la Virgen de Lourdes por los enfermos

Anuncio

Cómo fortalecer tus rezos a Nuestra Señora de la Peña

Si sientes que necesitas que tu conexión con Nuestra Señora de la Peña sea fuerte y pura, entonces debes rezar con devoción hacia ella las oraciones.

Cuando vayas a rezar cierra los ojos y recrea la imagen sagrada de la Virgen en tu cabeza para que sientas que está contigo y tus palabras van a llegar hasta sus oídos.

Lo más importante es que no dudes de la fe que pones en tus oraciones porque la Madre sólo escucha e intercede por aquellos que con mayor devoción se dedican a alabarla mediante los rezos.

Dedícate todas las noches a elevar las plegarias y verás como serás escuchado antes de lo que imaginas.

compartir