Skip to content

Oración a la Sangre de Cristo

sangre de Jesús

La sangre de Cristo es uno de los elementos más importantes y representativos dentro de lo que es la iglesia católica, además es uno de los que mayor poder tiene, por ello existe una oración dedicada a ella.

Este elemento se mantiene vivo en las heridas de las manos de Jesucristo. Se mantiene vivo a través de la imagen que Jesús en la cruz cuando se sacrificó por la humanidad, y donde su sangre fluyó para liberarlos del mal.

Independiente de cuál sea la petición que se le realice a la sangre de Cristo, esta tiene el poder suficiente para conceder a sus fieles todo lo que piden. Esta oración puede realizarse en cualquier lugar y durante cualquier momento del día, solo basta tener la firmeza y la fe suficiente de que el milagro será concedido.

Anuncio

Oración a la Sangre de Cristo por los hijos

Alabado Padre Santo, vengo a tus pies suplicando ser escuchado en este momento de angustia que estoy viviendo. He venido a rogarte que intercedas para alejar todas las malas compañías de mi adorado hijo.

Aleja todo lo que sea negativo en su vida, todo aquello que pueda causarle daño como drogas, y conviértelo en una persona de bien, que se dedique a sus estudios y se integre mucho más a la vida familiar

Señor mío, bendice a mi hijo, purifica su alma, limpia de su ser todo rastro de odio y resentimientos. Que no sufra de angustias, ofrécele serenidad en sus momentos más difíciles y transfórmalo en un ser de luz, en una persona bondadosa que ame a sus semejantes, que su sola presencia transmita amor, protégelo con tu sangre.

Dios bendito, ten misericordia de nosotros, tú que todo lo ves y todo lo sabes, llénanos de sabiduría para ser más comprensivos, permítenos ser mejores padres para entender y saber llevar su rebeldía propia de la edad.

Derrama sobre nuestro hijo y nuestra familia tu sangre bendita y pura para que nos llene de tanta fuerza que necesitamos en este momento, te lo pido señor, Amen.

Anuncio

Oración a la Sangre de Cristo Para casos difíciles

Sangre de Jesucristo, sangre pura y sublime, libérame, perdóname, lléname con hermosa tu presencia. Sangre curativa que ofreces fortaleza, te adoro en tu milagrosa presencia en el altar, creo en tu poder, confío en ti para resguardarme de todo mal y ruego desde lo más profundo de mi ser, llena mi corazón e inflámalo con tu misericordia.

Perfectísima sangre vaciada en la cruz, te ofrezco en homenaje mi halago y amor, te retribuyo Señor tu sangre y vida que nos ha permitido los hombres hemos ser salvados y defendidos ante toda la maldad que nos acecha.

Amado Jesús, tú que me has dado el precioso regalo de tu sangre, y en el calvario, con gran valor pagaste el precio de mi redención; oh Cristo Jesús, que en el altar vives para mí, me transmites vida, eres comienzo de las gracias conocidas, y el regalo de Dios a cada uno de sus hijos, eres la demostración de amor eterno hacia la humanidad.

Gracias Padre mío, por la sangre real que nos libera del mal, gracias Padre Eterno, Amen.

Anuncio

Oración a la Sangre de Cristo Para expulsar los problemas

Querido hijo de mi corazón, si tienes planeado servir a nuestro Señor, debes estar preparado para la gran prueba. Fortalece toda la voluntad que hay en ti para que no seas derrotado cuando la desgracia haga su aparición. Aférrate a la gracia del Señor, y no te alejes de su manto sagrado de protección, solo así recibirás prosperidad cuando llegue el momento.

Recibe con armonía todo lo que se presente ante ti, y si la vida te llena de angustias, acéptalas con humildad, porque el valor del oro se prueba en el ardiente fuego, y la valía de los hombres en las hogueras del sufrimiento. Descansa confiando en Dios, y así recibirás su ayuda.

Aquellos que glorifican al Señor, tengan fe en su misericordia, no dejen el camino elegido para caer en tentaciones. Quienes adoran al Señor, tengan confianza en su poder, y recibirán su recompensa. Quienes adoran al Señor, recibirán bonanza, felicidad y el amor eterno de Dios.

Fíjense en lo que sucedió en otros tiempos, nadie que confiara en el Señor se vio desilusionado, nadie que lo honrara fielmente se vio abandonado, a todos los que lo invocaron, él los escuchó.

El Señor muestra su ternura y compasión, perdonando los pecados y salvando a sus fieles en los momentos de desconsuelo. Pero, ¡pobre de los corazones temerosos y las manos holgazanas!

¡Pobre de los pecadores que llevan doble vida!

¡Pobre de los corazones que carecen de fortaleza, y desconfían!

¡Dios no les ofrecerá su protección!

¡Pobre de los que no tienen paciencia!

¿Qué van a hacer cuando el Señor les presente las pruebas? Quienes enaltecen al Señor cumplen con sus órdenes. Los que aman a Dios cumplen con sus designios. Quienes glorifican al Señor se preocupan en cumplir su santa voluntad.

Quienes adoran al Señor se humillan ante él con respeto. Entreguémonos al Señor y no los hombres, porque su amor es igual de maravilloso que su grandeza.

Oración de protección con la Sangre de Cristo (Sellamiento)

Oh Dios misericordioso, nos protegemos con el poder magnífico que emana de tu sangre milagrosa, de toda aquella persona o circunstancia a través de los cual el enemigo nos quiera hacer daño.

Nos protegemos de cualquier entidad de carácter destructor que ataque a través del aire, tierra, agua y fuego, debajo de la tierra, en las fibras satánicas de la naturaleza, en los precipicios de las tinieblas, y en el mundo que vivimos. Con el poder de la Sangre de Cristo destrozamos toda obstrucción y acción del perverso.

Suplicamos ante ti Señor Jesús que la Virgen María visite nuestros hogares, acompañada de San Miguel, San Gabriel, San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.

Con el poder bendito de la Sangre de Jesús cerramos la tierra, puertas y ventanas. Hacemos un círculo con la Sangre de Cristo para proteger nuestras casas y nuestras familias.

Con el poder sagrado de tu sangre amado Jesús, protegemos los lugares que vamos a visitar este día y las personas con las que vamos a relacionarnos (indicar los nombres).

Agradecemos Señor por la bendición de tu sangre milagrosa, agradecemos por tu vida la cual nos salvó a todos del mal, gracias eternas, Amen.

compartir