Skip to content

Oración para invocar a Dios

invocando al Señor

Todos los seres humanos que creemos en Dios todopoderoso en algún momento de nuestras vidas nos hemos sentidos algo desorientados o confundidos, aun con la conciencia de que somos pecadores, pero con la fe y la convicción de que Dios con su gran misericordia puede escucharnos y perdonarnos.

Dios nunca abandona a sus hijos sobre todo en los momentos más difíciles, por eso debemos de invocar su presencia, dar gracias y pedirle que no se aparte de nuestro lado.

Cuando queremos o necesitamos invocar a Dios no debemos hacerlo con una oración simple, ni tener temor, debemos hacerlo con un clamor profundo, donde ponemos nuestras fe y esperanzas sólo en él.  

Al invocar al Señor, debemos reconocer que somos débiles y que a menudo la vida nos presenta situaciones llenas de inconvenientes, y nos sentimos limitados, angustiados, desesperados, en un laberinto sin salida. 

Cuando clamamos a nuestro padre amado, estamos reconociendo que estamos pasando por una mala situación, que estamos desolados y que necesitamos su presencia en nuestras vidas para poder seguir adelante.

Anuncio

Oración para invocar a Dios 

Mi Dios, padre celestial, en este momento de angustia y desolación, vengo a ti a implorarte, suplicarte que no te apartes de mí lado. Tú conoces mi situación y eres el único que puede ayudarme a salir de este momento que perturba mi vida, por eso confío en ti en tu misericordia divina.

Bendice a mi familia, Señor, guárdalas bajo tu manto protector, no permitas que caigan en tentación y aleja de mí todo peligro. 

Padre amado, hoy necesito de tus dones, escucha mis plegarias e invádeme de tu fortaleza, para poder enfrentarme a lo que me depara la vida porque sin tu ayuda no podré. 

Te invoco Señor y te agradezco porque sé que ya estás presente, te entrego mi corazón para que lo llenes de tu presencia divina. Te pido que en este encuentro de adoración pueda profundizar mi relación contigo, y pueda ser obediente a tu palabra.

Señor, todo lo que soy y tengo te lo debo a ti, por eso te invoco para que me nutras de tu amor y tu sabiduría. En tus manos coloco mi vida y la de mis seres queridos, danos tu bendición padre amado, para que podamos ser renovados y transformados de acuerdo a tu divina voluntad. Te lo pido en el nombre de nuestro señor Jesucristo y en el nombre del espíritu santo. Amen.

compartir